16 octubre 2010

1001 Formas de amarte

Cuando estas riendo, te amo con mis chistes, propios o robados; te amo con mi risa, que se multiplica con la tuya, hasta que nos duela la panza o nos callen los vecinos.

Cuando estas callada, te amo en silencio, procurando que mi vos no interfiera en tus pensamientos. Te amo admirando tu belleza cuando me miras sin hablar.

Cuando hablas te amo entendiendo perfectamente todo lo que dices, opinando si quieres escucharme, o aconsejando si necesitas mi apoyo; algunas veces te amo callado, cuando solo quieres que te escuche.

Te amo con la mirada, ¿te acuerdas?, Me has dicho como te gusta. No te veo de setenta formas diferentes, más bien te amo de setenta formas diferentes cuando te miro.

Cuando lloras te amo llorando contigo, procurando robarte algunas lágrimas a besos, tratando de quitarte ese estado de ánimo para siempre, y que un día dejes de llorar. Para siempre.

Cuando estamos solos te amo con todo el fuego que sacas de mi. Te amo con furia, con ternura, con palabras, con gritos. Te amo cuando gritas, cuando gritas y cuando gritas.

Te amo de innumerables formas. Más de mil una. Directamente y de reojo, de piquito, de mordida y de succión de labio. Te amo feliz, más que nunca. Te amo con miedo cuando estas molesta. Te amo sumisa donde yo mando, te amo dominante donde tú mandas. Incluso te amo dormida, deseando que me tengas en tus sueños.

Te amo cuando estas triste, cuando estas riendo, cuando estas callada, cuando estás hablando, cuando estas durmiendo. Te amo cuando estas.

Nunca dejes de estar.
Por favor.
Y nunca dejaré de amarte.

No hay comentarios.: