04 agosto 2006

Paisajes

Cada quien tiene su color, su sonido y su paisaje favorito. Cada quien disfruta de cosas diferentes. Por eso no es bueno criticar los gustos de las personas, son sus gustos, nadie puede negarlo.

A cada quien le gusta un paisaje diferente, hay quien prefiere un cielo completamente azul, otros prefieren los atardeceres, otros las noches pobladas de estrellas, con luna llena, sin luna, con la luna sonriente o semitapada por alguna nube gris.

Algunos prefieren el atardecer nublado, con los últimos rayos del sol pintando de rojo los cúmulos y los nimbos, otros prefieren el reflejo de la mitad del sol en el horizonte, sobre la plancha acuática del mar sin olas.

Los menos prefieren las tardes lluviosas, o las noches totalmente obscuras, otros prefieren observar la nada tirados sobre la hierba en algún campo despejado, algunos mas gustan de observar la luna de día, con aquella pequeña estrella brillando junto a ella, aquella estrella llamada Venus.

Y unos pocos disfrutamos al ver el todo en color azul, blanco y verde, rasgado por una línea gris de asfalto.


No se si es el placer de manejar a 80 kilómetros por hora, sin rebasar a nadie, sin ser rebasado, no se si es la tranquilidad que me deja el mantener fijo el volante y quieto el pie derecho, el saber que hay vida rodeándome, la caricia de la brisa, el sonido discreto y constante del motor, la combinación del verde y el gris, del azul y el blanco, no se a que se deba, pero ese es mi paisaje favorito.

Probablemente se deba, querido lector imaginario,
a la persona con quien voy a encontrarme
al final de ese camino.

3 comentarios:

dK dijo...

Coincido con esta coincidencia, ya estoy a punto de visitar esos bellos paisajes :)

: : ~ dijo...

che presumido :p

: : ~ dijo...

Hoy disfruté del paisaje que describes con un tweak:
1) Abrir únicamente la ventana del pasajero de atrás del conductor.
2) Poner música cañera.
3) Acelerar poco a poco. Se empieza a sentir un efecto a los 50kms/h, alcanzando un punto crítico alrededor de los 95.