02 junio 2006

Ero

Hablando estrictamente de relaciones heterosexuales, la sexualidades del hombre y la mujer son infinitamente diferentes, puedo mencionar trescientos ejemplos, pero pos voy a decirte mi querido lector imaginario, solo uno.

Los hombres tienen pilin, y las mujeres no.

Tal vez esta sea la diferencia mas obvia, pero no es (y por mucho) la más importante, voy a resumir la más importante en una sola frase:

Al hombre le entra la excitación por el cerebro, y le sale por el pito; a la mujer le entra la excitación por cualquier parte del cuerpo, y le sale por el cerebro.

¿Que significa esto? Que un hombre ve a una mujer bien buena, se la imagina bailoteando sobre de el y en seguida obtiene una erección, una mujer en cambio, es rosada en cualquier parte del cuerpo un hombre, el cerebro le decide si es el indicado o no, y luego se excita.

¿A que se debe esto? Regresamos a lo mismo: maldito Darwin. Miles de años de evolución. Cualquier macho esta predispuesto a querer continuar su estirpe, en cambio la hembra debe DECIDIR si el macho en turno es el adecuado para procrear. Y para ser el adecuado se necesita que ella considere que es lo suficientemente atractivo, y lo suficientemente responsable y fuerte para protegerla, a ella y a su descendencia.

Veamos la siguiente grafica:
Los puntos rojos representan las zonas erógenas del hombre y la mujer. Mientras que las mujeres tienen puntos erógenos por todo el cuerpo, ninguno de ellos funciona si el cerebro no lo permite, en cambio el hombre, tiene un solo punto erógeno, y cuando este funciona, su cerebro termina valiendo madres.

Ahora, lo que te va a quedar como enseñanza del día de hoy querido lector imaginario, es lo siguiente:

La mujer es una diosa, el hombre es un rey. A la mujer como diosa le gusta ser adorada e idolatrada (siguiendo con la analogía, también le encanta recibir ofrendas), en cambio al hombre como buen rey le gusta ser respetado y admirado.

Y eso lo consigue teniendo a sus súbditos contentos.

Lo anterior, traducido a sexualidad pura, significa que para la mujer, la excitación mas fuerte (que la induce a un muy buen orgasmo) resulta de miles de caricias y pruebas fehacientes de que su pareja la idolatra. El mejor orgasmo del hombre es cuando tiene la plena certeza de que hizo una faena excelente y que su pareja está satisfecha.

Entonces, ¿No es esto una contradicción con lo dicho anteriormente?

No.

A pesar de que la mujer solo puede venirse si se cumplen las condiciones arriba explicadas, el hombre puede excitarse cuando su pito es tocado por hembra cualquiera, por su mano o por una pinche muñeca inflable, pero cuando la mano que mese la cuna es de su persona amada, el rey que lleva dentro siente que recibe tributo de su mas preciado súbdito, y a pesar de que el placer netamente sexual es exactamente el mismo, la excitación resultante es, llamémosle así, kilométrica.

¿A donde llegamos con todo esto? Como siempre: sepa la madre.

Si quieres dejar satisfecha a tu mujer,
acaríciala, mímala, ámala.
Si quieres dejar satisfecho a tu hombre,
muéstrale como tiene que hacerle para dejarte satisfecha.


- Ninguna muñeca inflable fue dañada durante la realización de este estudio -

6 comentarios:

Jorgito dijo...

Muy interesante estudio... ampliamente recomendable; haré extensas investigaciones al respecto!.

FlOr dijo...

Que estudio tan exacto y completo de udos verdades que nadie quería entender y juntar, por evitar romper el orgullo del sexo opuesto!!! jajajajaja

---sExY gIrL--- dijo...

Muy pero muy cierto.Aún me asombra la capacidad de los varones de excitarse con sólo mirar o imaginar.Si algunas de las mujeres supieran manejar esto a su favor,creanme que les iria mucho mejor....

Jenn dijo...

Muy buena analogia, pero mmmmm sigues sin convenverme del todo....

Licenciada dijo...

igual podríamos concluír q reprobarías exámen de sexualidad humana jajaaa!

Anónimo dijo...

Entonces la Lic reprobó también.