08 noviembre 2005

Mármol

Si yo te contara la mitad de las cosas que me han pasado en la vida, no me creerías ni la cuarta parte de lo que te diga. Y si me creyeras te formarías una imagen totalmente errónea de mí.

Pensar que una experiencia define a una persona es como pensar que con saber la composición salínica de una gota de agua puedes calcular el total de la sal en el mar. Una anécdota no me define, aunque si lo hagan el total de ellas.

Experiencias he tenido un chingo (no tantas como quisiera, pero mas de las que aparento) y todas y cada una de ellas me ha traído hasta donde estoy parado. Muy bien plantado.

Solo por escribir algo, puedo recordar algunas de las muchas memorias que vienen a mí con la fecha de día de muertos.

En día de muertos, cuando vivía mi abuela paterna, recuerdo perfectamente como me colaba hasta el altar para ratearle sus jicamas y su dulce de yuca (algo así como el camote pero más duro -sin albur-) a los muertitos. Según yo, mi abuela no se daría cuenta por que pensaba que se lo habían comido ellos. Juar.

En día de muertos me convertí en un narco-satanico-violador-de-muertos. Chale. (Aquí, aquí y aquí)

Un día de muertos, en la época de las vacas flacas, un primo me dijo -oye wey, ¿¿quieres ganarte una lana???- -¿¿Y a quien hay que matar??- -no pos a nadie, solo hay que ir al cementerio con una cubetita, agua y una jerga.

Gracias a ese día cuando un pendejo dizque muy chingón, dizque ingeniero, dizque licenciado se me quiere cagar encima, me basta con pensar: "Que sabes tu de la vida, pendejo, si nunca has chambeado lavando tumbas.".

Entonces todo me vale madre.

Yo soy casi ingeniero y solito me he pagado lo que llevo de carrera, la carcacha que manejo, y la ropa que me ven puesta. Y así como me he ganado dos mil pesos por escribir una palabra (lo juro, fue solo una) en el código fuente de un software que no chambeaba, he ganado diez pesos por lavar la tumba de la abuelita de un wey a quien según el quería mucho, pero le daba pena hacerlo. Pena mis bolas. Dinero es dinero.

Escribir esa palabra me dejó un buen billete, pero lavar mármol me dejó algo que muy poca gente tiene.

Humildad.

1 comentario:

MasterBlaster dijo...

nunca intentaron regresarte a una tumba ????