15 junio 2005

A pescar

En este cochino mundo las relaciones entre hombres y mujeres pueden definirse perfectamente como un muelle de pescadores tirando su anzuelito en la playa donde se encuentran nadando todas las mujeres, como peces.

Los hombres utilizan algunos insumos para mejorar su probabilidad de pesca, la carnada puede ser (no exclusivamente) hablar bonito, ser divertido, tener dinero, tener carita, alguna habilidad extraña o cualquier combinación de las anteriores, aquel tipo que tenga todas, mis respetos; no se le va una viva.

El engodo puede ser un ramo de rosas, un poema, un blog llamado “la chancla”… err no debí decir eso… una caja de chocolates o ya sabes ese tipo de cosas que a los peces les gusta que les den de comer. El cordel y el anzuelo son las llamadas por teléfono, los mails, todo aquello que sirva para mantener a los peces hasta cierto punto “unidos” al pescador.

En general los pescadores tiran dos o tres anzuelitos, en diferentes direcciones pa que no se enreden, y atendiéndolos uno a uno en lapsos de tiempo, claro que hay gente con muchos años pescando, que según la leyenda son capaces de atender varias decenas de cordeles. Normalmente (o al menos en mi caso) cuando en uno de mis cordelitos pica algo, suelto totalmente los demás y le entrego toda mi atención al que esta picando, la neta no tengo el cerebro ni la fuerza para atender a más de uno en estas condiciones.

Algunas veces el pez es muy sutil a la hora de morder la carnada, es tan discreto que casi no se siente, depende de la habilidad del pescador reconocerlo. A la hora de empezar a “arriar el cable” hay que ser muy cuidadoso: los peces grandes suelen reventar el cordel cuando le jalas muy duro, siempre vale la pena ser muy cuidadoso, sobre todo por que los hombres casi nunca sabemos que es lo que estamos pescando, se puede hacer una analogía entre la complejidad de las mujeres y lo turbio del agua de la zona de pesca.

Una ves que sacas el pez, pueden dársele diferentes utilidades, algunos pescadores gustan de disecarlos y mostrarlos como trofeos, en lo personal esa practica me parece repugnante. Si una ves que has capturado un pez te parece muy pequeño, siempre queda la posibilidad de regresarlo al mar tratando de lastimarlo lo menos posible, sin embargo conozco weyes que comen hasta bagre.

Hay una especie de pez que cuando ve una carnada “comible” pero que probablemente no satisfaga su apetito, le da una mordidita, entonces el pobre pescador le presta atención a ese cordel dejando a los otros, claro que al rato se da cuenta de que no hay nada y cuando esta a punto de dejarlo el pececito regresa y le da otra mordidita, y así se puede llevar mucho tiempo. Esta especie de pez se llama calentahuevus expertus.

En fin, solo me resta puntualizar que en este mundo acuático hay de todo, pescadores expertos y novatos, con 30 cordeles o con uno solo, hay quienes usan carnada de jaiba y hay quienes usan gusanos.

Y en el mar hay peces vela y delfines; pero también hay tiburones.

5 comentarios:

Psycho Lillith dijo...

Me gusto mucho el post, es una excelente descripción de la caceria. Aunque la mayoria de las veces "los peces" son los que capturan al pescador.
¿Y tú, qué tipo de pescador eres...?
Chau.

MasterBlaster dijo...

Yo creo que mas bien eres como que Cangrejo.

Anónimo dijo...

que manera de comparar, y que cual es tu forma de "pescar" o escribiste porque solo le estan dando mordiditas a tu carnada????????????????

Victoria Moon dijo...

Yo soy creo que soy como un Charal.

flacoman dijo...

Lillith: Yo mas bien soy marinero de agua dulce juar, no pesco nada :(

Master: Ja, tu pinche jaiba; no le faltes al respeto a quien te enseño todo lo que sabes.

Anonima: Nunca faltan esos pecesitos que solo dan mordiditas, uno aprende a ignorarlos.

Miss Moon: jaja como charal? Ud es delgada pero no tanto juar juar.