23 marzo 2005

El peor dia de mi vida (I)

A veces pienso que la soledad es la mejor musa que tengo, no la mujer. La soledad me obliga a escribir para ellas.

2:00 a.m., insomnio en su mas grande expresión. Soledad absoluta. Estaba esperando (mas no buscando) una situación como esta para contarles como fueron las cosas que me llevaron al peor día de mi vida.

Esta es una historia bien bien larga y no quiero fastidiarlos contándoselas toda de un trancazo, lo que les cuento hoy es solo el inicio de algo que duro casi dos años, y es algo que quise escribir desde hace mucho tiempo, y ahora tengo la oportunidad de hacerlo.

14 de febrero del 2000.

Nunca me ha gustado esta fecha, siempre me la había pasado solo. Siempre. Pero nunca había tenido razón para odiarla. En ese entonces yo trabajaba en una bodega de la pepsi, era el "coordinador administrativo" pinche titulo mas ostentoso que significaba que yo era el buey que tenia que pagar cualquier cosa que se pierda.

En la mañana o no tengo idea a que hora me hablo mi cuate "el bromo" jejeje, era como una broma ambulante el wey, noble como el solo y derecho como no hay muchos. Me pregunto que si quería ir a "kalia" esa noche con el y unas amigas que trabajaban en la pepsi también, una tal "lucuncan" jejeje otra mas que ni se quien era y una tal "kro". Acepte. Tiempo después pensé durante dos semanas que ese fue el peor error de mi vida.

En la noche, después de la chamba se me hizo un buen detalle comprarles a las viejas alguna cosilla, maldito día del amor y la amistad, y les compre unos kissotes (de esos kisses tamaño caguama) y cuando llegue donde estaban se los di. Se entrañaron un poco supongo, pero me agradecieron el detalle pero hasta allá quedo.

En la disco como que siempre me tocaba bailar con la "kro", estaba preciosa: pelo largo y negro, morena clara, con una platica de verdad interesante y súper alegre. Tenia ese encanto que hacia que todos los hombres voltearan a verla y yo hinchado como un pinche pavo, estaba con la chica mas linda del grupo.

No se a que hora entre tragos, baile y comentarios entupidos clásicos del bromo, este me dijo que ella era casada, pero que como su marido trabajaba de noche no tenia con quien salir, por eso la había invitado. Ahora que lo pienso esa fue como una advertencia de parte del bromo. Cualquier cosa que halla sido lo que me trato de decir, simplemente me valió madres.

Bien tarde, poco antes de que nos quitáramos del antro se me acerco "kro" con una puta rosa en la mano y me la dio. "feliz día del amor y la amistad". El día de hoy voy a confesarles que me encantan las rosas, juro que no soy maricón jeje. Pero a pesar de que yo he regalado flores varias veces, esa es la única ves que alguien me ha regalado una rosa en mi vida. En alguna carta llegue a escribirle: "ya ves lo que causo tu florecita..."

Y eso fue todo lo que pasó esa noche.

2 comentarios:

Toda una mujer dijo...

Pues hasta ahora, la historia va muy bien.. aunque ella casada.. me imagino.. aqui seguire.. leyendo esta historia..

flacoman dijo...

No spam por favor!!!!
Este no es el lugar para ese tipo de anuncios.

Avy: Si, hasta ahora. Y lo que falta...